Ser defensor o defensora de DDHH, conlleva unos riesgos y responsabilidades enormes. Cuando usamos nuestros distintivos nos ponemos en la mira de todos los actores del conflicto. Debemos ser prudentes en el ejercicio de nuestra labor