28. jul., 2016

YO LE DIGO SI A LA PAZ

John Sánchez Serrano es funcionario del INPEC (Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario de Colombia), Certificado como Defensor de los Derechos Humanos, Cátedra de la paz y formación de lideres y gestores de Paz.  Actualmente adelanta sus estudios profesionales en Derecho y es un destacado líder de la Paz en el sistema penitenciario y carcelario de Colombia. Su vida y obra ha sido objeto de varios especiales por parte de medios de comunicación y entidades publicas y privadas Colombianas y del exterior. Actualmente es el coordinador de la cátedra de la Paz en una de las cárceles mas grandes de su país: la Cárcel Modelo de Bogotá.

-----------------------------------------------------------------------------

Uno de los programas que mas fuerza a tomado en el EC Bogotá es el llamado «retiro Emaús», un ejercicio espiritual en el que cada año participan mas de 1.000 personas privadas de la libertad de todas las condiciones y situaciones jurídicas.

 Comienzo este blog con ese comentario, porque me sorprendió gratamente ver llegar, completamente recuperados y reintegrados a su vida y familia ,  ya convertidos en lideres y facilitadores del programa luego de pasar por la cárcel Modelo, a varias personas a quienes recibí en el peor momento de sus vidas y que, luego de participar de nuestros programas de resocialización que se basan en el arte, la música y la formación integral, encontraron un propósito y un camino diferente al de delinquir.

 Esa es mi pasión: transformar vidas. Cuando inicie el proyecto de la Cátedra de la Paz, algunos se rieron diciendo que en la cárcel lo único que no hay es  precisamente eso: paz. Sin embargo encontré en mis superiores y compañeros de trabajo, el apoyo necesario para consolidar la que fue la reunión mas grande de integrantes de la guerrilla, las autodefensas, las bacrim y otros grupos alzados en armas de que se tenga memoria en el sistema penitenciario de Colombia.  Nos sentamos a dialogar, a aprender de paz y de este ejercicio entendí que si ellos, que son tachados de ser lo peor de la sociedad, pudieron terminar perdonándose y dándose un fuerte abrazo, sentados en la misma mesa con el Ministro de Justicia, Oficiales de alto rango de la policía Nacional y representantes de la sociedad civil, estoy seguro que toda Colombia puede hacerlo.

 Yo le digo SI A LA PAZ, porque, como reza una antigua frase: «nadie desea mas la paz, que quien sufre los rigores de la guerra» y la verdad es que he visto demasiados muertos, demasiada violencia en estos mas de 15 años de servicio y creo que mi país y mis hijos merecen un mejor futuro , un país en paz, libre de odios, rencores y por que no, de enemigos gratuitos.

LEA: EL GUARDIAN QUE SE INVENTO LA PAZ EN UNA CARCEL