Publicaciones de nuestros Directivos Internacionales

4. nov., 2022
“The social gap is progressively increasing 
throughout the world. And the prisons
are in the deepest of that abyss”
(Víctor H. Almanza)

The United States of America, a natural benchmark for the entire continent, even in criminal legislation, occupies the first place in the shameful ranking of countries with the largest number of persons deprived of liberty (IACHR, 2008), with more than two million inmates, that is, a rate of around 665 prisoners for every one hundred thousand inhabitants.

It is closely followed by the small republic of El Salvador, which despite having a population 50 times smaller than the US, and being the smallest country in the Americas, by the beginning of 2021 had 39,274 incarcerated people, according to the World Prison Brief report (WPB, 2022).

The social dynamics created by the effect of prisionalization, social exclusion, stigmatization and the lack of serious and consistent state policies for the return of persons deprived of liberty, are causing an exponential increase in recidivism, encouraged not only by the dangerous trend of national policies, but also due to the absence of efficient administration of jails and penitentiaries throughout the continent.

Currently, the criminal offender is subjected to a system that has mutated from the legal-ideal, towards a monster with a thousand heads dominated by the same crime that it seeks to correct.  For the legislators of each nation, it should be clear that the purpose of the sentence are the ideal goals that they seek to achieve through its imposition. These are, at least ideally: fair retribution for society and for the victim, general prevention, the rehabilitation of those convicted, and the commitment to non-repetition.

Analysing each of these points separately, we will understand that the failure of the modern prison system is integral. It is evident that interning a human being in a prison in which, in exchange for money, they can live better than on the street, not only does it not contribute to the comprehensive reparation of the victim, but it also contributes to the corruption of the state, increases social violence, overloads the entities in charge of custody, raises the costs of system sustainability, collapses the judicial system and motivates the prison subculture, a source of corruption, recruitment of new generations of criminals and the affectation of the value scales of human being.

The rates of recidivism of people deprived of liberty rise dramatically in relation to the length of sentences. At the same time, recent studies reveal that prisons are the institutions with the least investment in social and citizen security projects throughout the continent, as stated by Geoff Thale, in his publication “WOLA and IDB Release most comprehensive study to date on international Aid for citizen Security in Central America” (WOLA, 2011).

With regard to the so-called "moral and social lesson", on which the prison system is based, is simply not being achieved. Far from it, the victims are subject to threats, new attacks and intimidation by those who are reported to the authorities, in such a way that the prison becomes, as has always been colloquially mentioned, the "University of Crime".

Regarding prevention, the legislation, the governments and obviously the society, hope that the sentence, being perceived as a misfortune or evil for the individual, intimidates people so that the members of the social conglomerate do not commit crimes. So why does crime increase exponentially in the countries that have the largest number of people in their prisons? It is enough for us to quickly reflect on two specific and almost typical types of crime in the United States of America: school shootings and armed robberies. How is it possible that, despite having such harsh and fast legislation against offenders who commit this type of crime, the cases not only increase but multiply in an uncontrolled manner throughout the country? The answer is very simple, the criminal no longer fears prison.

And if the criminal does not fear punishment, what can we expect from the rest of society? Perhaps we will find the answer in the many examples of songs, movies, and television series, in which the criminal who reigns in prison is glorified, and after leaving prison, takes revenge or leads a much larger and more powerful gang than the one he had before. This type of shameless "promotion" by the media makes that not only the offender not fear being imprisoned, but even worse, that he seeks to be interned, in order to "enrich" his resume against criminal organizations.

Prevention then becomes absolutely ineffective. Mariano Ambrosio Aurazo, in his article “Why is our society more violent every day?" (Aurazo, 2016), draws attention to the psychological nature of violence, promoted either by state policies, through wars, coups, or by the media through videos, movies, and series that extol violence as a fundamental element of justice and equity, or for society itself, which is becoming increasingly exclusive and radical, causing tribal confrontations and the birth of marginalized ghettos who see violence as a vehicle of social retaliation against the powerful or better-favoured classes.

Today no one fears jail. Either because the criminal knows that in the end the same State that represses creates a multitude of tools and escape routes to the sentences imposed, or because he simply belongs to groups and power structures that will never be prosecuted, and that, in the worst case, will a prison where they will bring everyone to their knees, including their guards, with their money and their political or armed influence.

In the jail and penitentiary system, it is then materially impossible to develop programs that actually achieve the goals of prevention and thoroughly attack recidivism.The resocialization processes, which basically constitute educational, training and labour projects that should be the general line of the entire penitentiary system, without being insufficient or applied incorrectly, based solely on the fulfilment of statistical goals, due to the overpopulation that affects the prisons throughout the region, with occupancy rates that vary from around 110% in Chile and Uruguay to 350% in Central America, as stated by Gustavo Fondevila, a professor at the Center for Economic Research and Teaching in Mexico and a specialist in the Latin American prison system (Fondevilla, 2021).

Prevention is blurred between short-term corrective measures that require constant investment due to the terrible conditions of prison buildings and facilities, the scarcity, or almost absence, of basic public services, work overload and the terrible working conditions of prison officers, which ultimately causes prisons to be literally warehouses of humans with no defined social purpose. As a consequence of the sum of the two previous factors, the last of the objectives of the sentence, that is, the rehabilitation of the offender of the law, is an expected product but impossible to achieve. As for judicial processes, the abuse of preventive detention is a phenomenon that is closely related to the general failure of the prison system, at least as far as the American continent is concerned. In Colombia, for example, in those in the legal profession, there is a phrase that says: “In the judicial system no person is denied jail”, which reflects the way justice is administered in that country.

In Central and South America, it is very common to see people deprived of liberty preventively, forcing them to suffer prison rigor throughout the trial period and not when they are convicted, as it should be within the concept of legal logic (IACHR, 2013). This disastrous practice accumulates people in prisons that saturate penitentiary services, reduces the chances of be include in an occupational activity for those convicted, what require the investment of significant resources in their support and prevent the development of plans truly focused on the rehabilitation of criminal offenders.

But then, what must be done to solve this critical situation, fulfilling the purposes of the sentence, obeying the judicial sentences and above all, complying with general prevention? For a long time, the ghost of criminal alternatives has haunted the corridors of justice.

The government of the United States and the government of Colombia recently signed an agreement to implement a criminal alternative pilot project, which offers the opportunity to persons deprived of their liberty who meet the profile of the program, to pay, through tasks that represent a real social effect, the penalties imposed by the judges (Minjusticia, 2021).

However, as evidenced by Rodolfo Alfonso Torregrosa Jiménez, in his "Comments on the Law of Criminal Alternatives in Colombia from international law" (Torregrosa, 2020), in Latin America there is a negative phenomenon that tends to confuse alternatives with impunity. Therefore, more research and legislation is required in this regard, to overcome the preventions and shield the processes, systematically questioned by public opinion due to the already innumerable cases of corruption, which are constantly discovered.

Currently, when a person face a legal problem, regardless of the national context in which it is carried out, is normally sent to jail while waiting to obtain the definition of their legal status. The person have to remain in that place of nightmare in which, as has been known for a long time, is controlled behind bars, by mafias and organized criminal structures, which are the ones who impose social conduct, the rules of coexistence and subjugation, and the costs that the individual must assume in addition to the misfortune of being deprived of liberty.

On the other hand, the plan of occupational activities, which among other things, are designed by central offices that are unaware of the prison reality, do not offer coverage or effect for all prisoners.

In addition, due to overcrowding and the shortage of correctional officers, these programs are designed, more to distract the individual and not to transform him. It is programmed to the fulfilment of bureaucratic goals and not to the reconstruction of human beings with a view to re-entering them to society with the true intention of non-repetition.

Cells packed with human beings take on more value in times of overcrowding. Access to water, electricity or hot food, become costly privileges beyond the reach of the popular masses. The great criminals, those who embezzle the public treasury, steal from society or cause great massacres, are the kings of this dark and chaotic world that prisons are. And what about the visits, the possibility of buying basic necessities, or at least having the right not to sleep outdoors, constitute luxuries of great monetary value.

The proposal for a solution to this generalized failure, from the penitentiary reality, is very simple and does not even imply large investments of economic resources on the part of the governments:

  1. Purge the laws and regulations that control the mandatory imprisonment and mainly preventive detention as a preferential measure over other types of less restrictive actions.
  2. Eliminate the prevailing punitive populism throughout the world, which leads to legislation from the microphones and not from the thorough analysis of the social, criminal and prison reality of each state.
  3. Profile the inmate professionally and methodically from the moment he enters a prison, in order to guide his rehabilitation efficiently.
  4. Establish effective and efficient measurement and follow-up instruments so that the convicted advance in effective, real and contextualized social re-education programs in their daily lives, considering their cultural, ethnic, family and social contexts.
  5. Engage the convicted person to physical work activities, such as agricultural programs, maintenance of green areas, street cleaning, rehabilitation of parks, etc. That they require the criminal offender to invest their constant physical effort, within international human rights standards, as part of the punishment and the real burden of the criminal sanction.
  6. Engage the convicted person to educational activities simultaneously, appropriate to the educational profile of each one, so that all the available time of the subject be used in positive activities that require a level of dedication that makes him reconsider ever returning to the prison.
  7. Carry out quarterly evaluations of the prisoner's performance, in order to adapt constantly the resocialization processes, aiming at their productive return to society.
  8. Separate repeat offenders from those who enter the system for the first time, in order to avoid socialization with criminal gangs and long-standing criminal structures.
  9. Guarantee, through the improvement of working conditions, education and severe legislation, that the guards fulfil their mission, staying away from the personal processes of the prisoners, who must be guided by professionals, in psychology, occupational activities and in education.
  10. Guarantee the conditions of fairness, equality, respect for Human Rights, access to justice, due process, visits, habitability and respect for the dignity that corresponds to them as persons subject to a criminal sanction.

In conclusion, and sharing what was exposed by Dr. Hernán Griboldi Ciprian Nieves, the repressive and reactive tendencies of the criminal policy of the States (Ciprian, unimilitar.edu.co, 2015), do not really protect the constitutional right.

In addition, the principle of exceptionality of preventive detention has been losing ground and therefore it is necessary to thoroughly review the issue, in order to reduce the cases in which the precautionary measure of prison internment is the only admissible, promoting the application of the multiple alternative resources to incarceration, available in the constitutional and criminal systems of the States, thus contributing to the so-called decreasing balance of the prison system (Diaz & Diaz, 2019). Besides, design practical plans of occupational activities for inmates framed in the reality of the jail and penitentiary system, which respond to social need and not immediacy, allowing to profile the person who is deprived of liberty from the first moment of their internment with the firm intention of transforming their scale of values.

But for this, true-political-will is required from governments to find the most practical formula to transform the criminal factories that prisons have become, into corrective and constructive institutions that, at least from the theory of law, should be establishments that are feared by the criminal, recognized by society, managed by professionals with a high social sense and watched by ethical guardians who respect Human Rights.

 
27. jul., 2022

LA POLICÍA NACIONAL DE COLOMBIA SITIADA POR LAS BANDAS CRIMINALES Y SU MAL LLAMADO PLAN PISTOLA.

Por mi labor diaria de Técnico de Criminalística e Investigador Judicial, tengo que ver de una u otra forma como día tras día son asesinados nuestros POLICÍAS y miembros de las FF:MM, sin que el estado y la ciudadanía se inmute tal como lo hacen en las muertes de otras personas de la misma sociedad, nadie se pronuncio en ninguno de los casos que mencionare a continuación, en especial el de nuestros miembros de la POLICÍA NACIONAL DE COLOMBIA; quienes han sido asesinados cobardemente, hasta al interior de sus propias viviendas, en sus días de permiso o franquicia como se le llama al interior de la fuerza, POLICÍAS y sus familias a quienes se les han vulnerado todos y cada uno de sus derechos constitucionales, fundamentalmente el derecho a la vida, derecho a una familia, derecho a ver crecer sus hijos, derecho a la libre locomoción, etc. ¿Ataques en los que han caído hasta las mascotas “perros y demás” de las estaciones de policía, donde están los animalistas?, los antitaurinos? Los anti peleas de gallos?, las muertes de estos animales indefensos que acompañan a los policías día y noche, no cuentan, no valen para alzar una voz en favor de ellos??? Las que se jactan de proclamarse feministas, donde están??? Las mujeres Policías asesinadas, no dan merito para que alcen su voz a favor de ellas y sus familias también?

Por esto y mucho más es que me atrevo a decir que en vez de ir avanzando en seguridad nacional, estamos como el cangrejo, de para atrás y lo digo porque retrocedimos 30 o 40 años, cuando se imponía la ley de los capos de los carteles de Cali, Norte del Valle y el de Medellín, en cabeza del extinto Pablo Emilio Escobar Gaviria; cuando “Don Pablo” o “El Patrón”, como le decían sus lugartenientes, pagaba x suma de dinero por cada uniformado de la Policía Nacional que fuera sicariado; esta misma violencia se traslado a las carreteras nacionales, porque la gente de bien ya no podíamos salir de paseo a una u otra región en particular, porque eran o éramos victimas de la famosas pescas milagrosas; mismas que se están efectuando en pleno siglo XXI; pescas en las que caen, Policías, Militares, defensores de DD.HH., o cualquier ciudadano de bien que no este de acuerdo con el pensamiento criminal de estos bandidos y los señores altos mandos de la Policía y FF.MM:??? Bien, Gracias!!!!!! Un saludo a la bandera??? Ellos creen que estando detrás de un escritorio y diciendo por radio, porque los he escuchado: “recuerde lo aprendido en la escuela, en el polígono, reduzca silueta y ahorre munición que ya miro a ver que hago”. Estas son ordenes de un verdadero comandante??? Señores oficiales, cuantos hay, que ni si quiera conocen las bases y/o estaciones de policía donde están sus subalternos, hay que salir a visitar, a conocer el estado en que se encuentran, todos y cada uno de ellos, sus familias, etc.

Es por esto que me di a la tarea de mencionar todos cada uno de los casos de nuestros POLICÍAS asesinados cobardemente en lo que va corrido del presente año a la fecha de hoy 27 de julio de 2022, esto sin mencionar los atentados, las tentativas de homicidio donde han quedado gravemente heridos nuestros, Policías, Militares y muchos civiles, para la muestra un botón, el atentado perpetrado la noche del martes 26 de julio del presente año en La Mata – Cesar, en el cual los bandidos del clan del golfo colocaron una camioneta con explosivos y luego de detonarla, atacaron la estación de policía, con granadas de mortero y disparos de fusil, ataque el cual arrojo 2 uniformados de la Policía heridos y varios civiles afectados; todo esto sin que se pronuncien las entidades del estado encargadas de lo mismo; solo 2 o tres palabras del ministro de defensa del actual gobierno y uno que otro mando militar, estos hechos violentos que tal vez se estén dando por un cambio de gobierno inminente el próximo 7 de agosto; donde las bandas criminales más exactamente clan del golfo, disidencias de las Farc y Eln; se están haciendo notar, esto con el fin y sin temor a equivocarme, de buscar un cupo en la JEP y así “legalizar” todo su actuar criminal durante décadas.

Así como muchas veces he sido critico del actuar de algunos miembros de la Policía Nacional, esta vez alzo la voz por ellos y sus familias.

Empezaremos mencionando los asesinatos cobardes, por cada mes del año en que hayan sucedido los mismos.

 

ENERO DE 2022

 

  1. 01.  PT. JOSE EDINSON RIVERA GARRIDO (1985 – 2022)
  2. 02.  PT. HERMES ALBERTO MORA GUEVARA (1990 – 2022).

 

Asesinados el 11 de enero en inmediaciones del Parque Central de Lejanías – Meta, cuando ejercían labores de vigilancia, fueron atacados con arma de fuego por la espalda, presuntamente por miembros de las disidencias de las Farc que delinquen en la zona.

  1. 03.  PT. MIGUEL ANGEL BERNAL ESPITIA (1993 – 2022)
  2. 04.  PT. WILLIAM RODOLFO ECHEVERRIA VELASCO (1993 – 2022)

 Asesinados el día 29 de enero cuando acompañaban la caravana en la que se dirigía el señor Gobernador del Caquetá.

FEBRERRO DE 2022

  1. 05.  IT. ROGELIO APARICIO PLANCHA (1982 – 2022)

Asesinado el día 03 de febrero por miembros del grupo terrorista del ELN, en la Troncal del Norte, vía que de Málaga conduce al municipio de el Cerrito – Santander. 

  1. 06.  PT. FRANCISCO JAVIER SANCHEZ MURILLO (1987 – 2022)

Asesinado el día 11 de febrero en zona rural de Cúcuta, entre las veredas Patillales y Oricaya, cuando con armas de largo alcance fue atacada su patrulla que se encontraba en el lugar, también resultaron heridos 3 uniformados más.

  1. 07.  PT. CARLOS ALBERTO GODOY CEBALLOS (1992 – 2022)

Asesinado por un francotirador el día 17 de febrero cuando llegaba a recibir turno a la Estación de San Calixto Norte de Santander.

  1. 08.  PT. ANDERSON DARIO CUASQUER MONTENEGRO (1992 – 2022)

Asesinado el día 20 de febrero en López de Micay – Cauca, cuando se disponía a comprar algunos víveres en un establecimiento de comercio.

  1. 09.  PT. WILFER IVAN CORREA VALVUENA (1984 – 2022)

Asesinado el día 21 de febrero en zona urbana de Chigorodó – Antioquia, cuando se encontraba de civil, pues trabajaba en la parte administrativa, fue vilmente atacado por la espalda.

MARZO DE 2022

  1. 10.  PT. GERSON CAMILO ROSERO CHAVARRO (1993 – 2022)

Asesinado con arma de fuego el día 11 de marzo en zona urbana del municipio de Vegachi, cuando se encontraba de civil, pues era su día de descanso; sus compañeros fueron a verificar el caso de un homicidio y cuando llegaron al lugar se encontraron con que la víctima era su compañero de patrulla.

ABRIL DE 2022

  1. 11.  PT. JONNY ALFREDO CONTRERAS CRUZ (1992 – 2022)

Asesinado el día 16 de abril en el barrio Villa Paraguay de Aguachica – Cesar, Contreras y su compañero de patrulla fueron a atender un caso de violencia intrafamiliar y fueron atacados a machete, donde Contreras resulta herido de muerte y su compañero es trasladado al hospital donde se recuperó de las heridas.

  1. 12.  SI. EDUARD GIOVANNI GUARIN QUIROZ (1978 – 2022)

Asesinado el día 17 de abril en el barrio Manrique de Medellín, quien en el momento de su deceso se encontraba de civil, pues estaba de permiso, cuando varios sujetos en motos se le abalanzaron encima y con armas contundentes fue golpeado varias veces en la cabeza hasta caer inconsciente, cuando Guarín cae al piso es ultimado con un disparo de gracia.

  1. 13.  PT. FRANCISCO JAVIER PEÑATA ARNEDO (1985 – 2022)

Asesinado el día 19 de abril, atacado con arma de fuego y recibió un disparo mortal en el pecho, cuando departía con amigos en una tienda del barrio Las palmeras de Cartagena, en el momento de los hechos, Peñata se encontraba en sus días de descanso de Semana Santa.

  1. 14.  PT. NAUDIN CORDOBA MENA (1980 – 2022)

Fue lesionado por arma de fuego el día 18 de abril en el suroccidente de Barranquilla, pero su deceso se da el día 20 de abril a causa de las heridas que recibió en su cabeza.

  1. 15.  PT. FRANCISCO JAVIER PACHECO ORELLANO (1985 – 2022)

Asesinado por miembros del Clan del Golfo, en un puesto de control instalado por los uniformados, el cual conduce de Carmen de Bolívar a Zambrano. Pacheco recibió varios impactos de fusil, los cuales produjeron su deceso, sus compañeros resultaron heridos.

MAYO DE 2022

  1. 16.  PT. EDISON ACEVEDO BETANCUR (1986 – 2022)

Asesinado en Yolombo – Antioquia el día 6 de mayo, cuando se dirigía en su motocicleta particular a prestar apoyo en el municipio de Vegachi, debido a las alteraciones de orden público, cuando fue interceptado por los bandidos del Clan del Golfo, quienes no solo le quitaron la vida, sino también le quitaron todas sus pertenencias, incluida una moto Pulsar de color negro, de propiedad del uniformado.

  1. 17.  PT. FERNANDO MURCIA GIRALDO.

Asesinado el 09 de mayo durante el paro armado elevado por el Clan del Golfo, por un francotirador, mientras Murcia, avanzaba en la seguridad de una caravana de s y Militares hacia el Urabá, donde también fue asesinado un soldado profesional y cuatro uniformados más quedaron heridos, hechos sucedidos en jurisdicción de Cañasgordas – Antioquia.

  1. 18.  PT. FREDY ALBERTO SIERRA MURIEL (1990 – 2022)

Asesinado en la vereda El Noral, zona rural del municipio de Copacabana – Antioquía, el día 12 de mayo, el patrullero se encontraba de civil en compañía de algunos amigos, cuando fue atacado y ultimado con arma de fuego.

 JUNIO DE 2022

  1. 19.  PT. ANDRY VANESSA MERLANO (1996 – 2022)

Asesinada el 23 de junio, cuando cumplía con labores de vigilancia, fue atacada con arma de fuego por miembros del Clan del Golfo.

  1. 20.  PT. YUEYLER BLANDON MOSQUERA (1995 – 2022)

Asesinado el 23 de junio en una emboscada perpetrada por miembros del clan del golfo, en vías de Anzá – Santa Fe de Antioquia.

  1. 21.  PT. WILLIAM JESUS PALACIO IZQUIERDO (1996 – 2022)

Asesinado el día 27 de junio, cuando se diría a su lugar de residencia, luego de haber prestado el turno que le correspondía en la estación Los Caracoles en Cartagena.

  1. 22.  PT. JULIO IVAN ACOSTA (1992 – 2022)

Asesinado el día 27 de junio, en El Carmen de Bolívar, mientras el uniformado se encontraba en su día de descanso y en su lugar de residencia, fue acribillado con arma de fuego, en el barrio Los Laureles.

  1. 23.  PT. ANTONIO JOSE RAMOS RODRIGUEZ (1989 – 2022)

Asesinado el día 28 de junio, en el municipio de San Martin de Loba, sur de Bolívar, luego de que el uniformado en compañía de su fórmula de patrulla terminaba de desayunar en un reconocido restaurante de la zona, fueron baleados por sicarios del clan del golfo.

  1. 24.  PT. HENRY JAVIER CASTILLO GAONA (1991 – 2022)

Asesinado el 30 de junio cobardemente por un francotirador al servicio del clan del golfo, quien le propino un disparo en la cabeza, cuando se encontraba prestando su servicio en Banco de Areno, zona rural de Cúcuta, Norte de Santander.

JULIO DE 2022

  1. 25.  PT. FABIO ENRIQUE MARTINEZ CABRERA (1983 – 2022)

Asesinado el día 01 de julio, en el barrio Santa Fe La Playa, Turbo – Urabá – Antioqueño, cuando el uniformado se dirigía a su casa, fue atacado por miembros del clan del golfo, cuando este se dirigía a su casa.

  1. 26.  SI. WILMER JOSE GENES HOYOS (1986 – 2022)

Asesinado el 04 de julio, cuando como comandante encargado de la estación de Moral Urumita – Antioquia y en compañía de 2 uniformados más, fueron a conocer un llamado de la comunidad y cuando llegaron al sitio muy cerca de la estación, fueron atacados por un francotirador.

  1. 27.  PT. JESUS DAVID MURILLO SANTOS (1985 – 2022)

Asesinado el día 11 de julio, cuando se encontraba de civil y no estaba trabajando, ya que se encontraba en su día de descanso y fue asesinado cobardemente en frente de su pequeña hija de 4 años, esto en su lugar de residencia ubicada en el barrio Obrero, en zona urbana de Apartado – Antioquia.

  1. 28.  SI. JONNY ALEJANDRO GARCIA ALZATE (1986 – 2022)

Asesinado el día 14 de julio, junto con un militar, mientras adelantaban las diligencias correspondientes a registro y allanamiento a las disidencias de las Farc, esto en Corinto – Cauca.

  1. 29.  PT. SERGIO ORLANDO VERGARA ATEHORTUA (1979 – 2022)

Asesinado el día 16 de julio, por los bandidos del clan del golfo, en un sitio conocido como Imantago en la vía Cañas Gordas y el Urabá – Antioqueño; donde fue activado un artefacto explosivo al paso de los uniformados pertenecientes a la seccional de tránsito y transporte de Antioquia.

  1. 30.  PT. ANDRES CAMILO ANDRADE GIL (1997 – 2022)
  2. 31.  PT. GEOVANNY ALCALA RAMIREZ (1984 – 2022)

Asesinados el 17 de julio, en un establecimiento de comercio, localizado en el sector conocido como La China, corregimiento de San Félix, Bello, en la vía que de Medellín conduce a San pedro de Los Milagros.

 

  1. 32.  SI. SERGIO YEPES PAEZ (1985 – 2022)
  2. 33.  PT. LUISA FERNANDA ZULEYA (1995 – 2022)

Asesinados el 23 de julio por bandidos del clan del golfo en el barrio Santa Matilde, localizado en el casco urbano de Yarumal – Antioquia; ultimados mientras atendían un llamado de la comunidad, cabe aclarar que el señor SI. YEPES, falleció en el lugar de los hechos; la señora PT. LUISA, quien se encontraba en su tercer mes de gestación, fue trasladada vía helicoportada a un hospital de Medellín, el bebe que esperaba la PT, falleció en el lugar de los hechos, mientras la PT LUISA y bajo serias complicaciones de salud, inicialmente tuvo muerte cerebral y luego su familia comunico su deceso.

 

  1. 34.  PT. DIEGO FELIPE RUIZ RINCON (1997 – 2022)

Asesinado el 25 de julio, fue atacado por bandidos del clan del golfo, con disparos de arma de fuego cuando se encontraba el interior de un establecimiento comercial, panadería, en el municipio de Sampués – Sucre.

  1. 35.  PT. LEIDY SANCHEZ MONTOYA (1995 – 2022)

Asesinada el 27 de julio en San Pablo Sur de Bolívar, cuando se movilizaba en una camioneta de la institución desde la vereda GUARIGUA, hacia el perímetro urbano con 2 sujetos, quienes habían sido capturados por el delito de porte de estupefacientes; esto en compañía de las patrulleras: XIMENA ARAQUE, MARIA SANTAMARIA, JENIFER VILLAREAL y LUCILA PEREZ; el sub intendente: FABIO RAMIREZ y el patrullero: CARLOS NAVARRO, quienes sufren un atentado con ráfagas de fusil, donde pierde la vida la señorita patrullera y quedan heridos otros 3 de sus compañeros.

Así pues, a la fecha y hora del presente informe, van 35 uniformados de nuestra POLICÍA NACIONAL, que han sido asesinados cobardemente sin que nadie se pronuncie al respecto. Aunque también presentamos casos de tentativas de homicidios, los cuales también son un agravante, no menos preocupante que los casos aquí presentes.

De antemano presento excusas, por si me algún miembro de nuestra POLICÍA NACIONAL, asesinado en los corrientes, quedo fuera del presente documento, a todos ellos caídos que descansen en santa paz y sus familias fortaleza y oración por siempre.

 

 De ustedes.

GERMAN LEONARDO AMADO RUEDA

Técnico de Criminalística

Investigador Judicial

Dactiloscopista y Lofoscopista

Alta Gerencia en Seguridad Internacional

Miembro Activo del Sistema Interamericano de Defensores de Derechos Humanos

OIPPDS. DD.HH. – D.I.H.

Oficina Interamericana Para la Paz y el Desarrollo Sostenible.

Delegación Colombia www.oippds.com

Comisionado Regional Bogotá.

german.amado@gmail.com

bogota@oippds.org

19. nov., 2021

AGC declara objetivo militar a defensores y defensoras de DDHH

A través de un panfleto firmado por la organización criminal autodenominada Autodefensas Gaitanistas de Colombia, se declaró objetivo militar a defensores y defensoras de DDHH.

18 de Noviembre de 2021

 Defensores de derechos humanos y políticos fueron amenazados de muerte por el grupo de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia o Clan del Golfo. El panfleto lo compartió Alfredo Mondragón, Defensor de DDHH adscrito al observatorio de DDHH OIPPDS.

Hoy más que nunca las Autodefensas Gaitanistas de Colombia ratificamos nuestras banderas de lucha de liberación de nuestra madre patria, de cualquier vestigio de guerrilleros, comunistas y milicianos, es así que un grupo de hombres y mujeres preocupados con el acontecer del país, hemos decidido continuar nuestro accionar contra aquellos que se mimetizan en organizaciones del pueblo, declaramos a los defensores de Derechos Humanos enemigos de nuestra organización”, señala la amenaza.

El panfleto que llegó a varios Defensores y defensoras de DDHH. Dicen que exterminarlos será su meta.

En cuanto a las actividades económicas, las AGC están vinculadas a múltiples mercados ilegales e informales, pero principalmente obtienen sus recursos del narcotráfico, la minería ilegal, la extorsión y la tala ilegal. Además, son la mayor organización ilegal del continente, detrás del tráfico y trata de personas (migrantes ilegales, y menores de edad primordialmente), la esclavitud sexual y el proxenetismo de niños, niñas y adolescentes en sus regiones de influencia. Como producto del aprendizaje criminal de los diferentes actores, la cadena del narcotráfico se ha fragmentado entre las organizaciones, por lo que las AGC se han especializado en la transformación y comercialización de cocaína.

La Oficina Interamericana para la Paz y el Desarrollo Sostenible, denuncia y rechaza esta acción discriminatoria, violenta, e inhumana. En consecuencia se han elevado las acciones judiciales internacionales en contra de esta organización criminal colombiana.

SOLICITAMOS A NUESTROS DEFENSORES Y DEFENSORAS EXTREMAR LAS MEDIDAS DE PRECAUCION Y ESTAR ATENTOS A CUALQUIER SITUACION DE RIESGO.

https://www.infobae.com/america/colombia/2021/11/18/

2. oct., 2020

SOY VOLUNTARIO DE DDHH

En un tiempo y un mundo monetizado y preocupado por sus propios intereses, urge el compromiso del voluntariado. La vocación de servir a los demás, es un valor que nace con uno. Tal vez mi vinculación constante a organizaciones como el Movimiento Scout, los Bomberos Voluntarios y el programa de socorrista de combate, han fortalecido en mí la tendencia constate de servir a otros sin esperar recompensa.

Lo curioso de todo esto, y que es el punto central de esta entrada de blog, es que precisamente cuando más esfuerzo y dedicación he puesto en el servicio no remunerado  a los demás, más ingresos he percibido de mis actividades comerciales y laborales. Esto me ha convertido en un ferviente creyente de la ley de la compensación.

Personalmente resulta muy gratificante y no deja de sorprenderme, el hecho que cada vez llegan más y más voluntarios de todos los países del mundo a las filas del voluntariado de la Coalición OIPPDS. Personas de Suiza, África, Argentina, Puerto Rico, Canadá, Francia, España, Asia, Centro y Sur América, ingresan  constantemente a formarse, certificarse y registrarse como defensores de Derechos Humanos al punto de, en algunos días, colapsar la página.

Como voluntario de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, he podido ser parte de la historia de mi país, cooperando con los procesos de pacificación y construcción de una nueva realidad, alternativa a los más de 70 años de violencia que nos ha tocado vivir. Eso hace que mi vida tenga sentido y que mi existencia tenga un propósito superior.

Felicito a todos los defensores y todas las defensoras de DDHH adscritos al Sistema Interamericano de Defensores de DDHH y Líderes sociales de la OIPPDS, por ser ejemplo para sus países y toda la humanidad.

Dedico todo nuestro trabajo y esfuerzo a los más de 70 voluntarios que han perdido la vida en ejercicio de su vocación, y animo a todas las oficinas regionales, a vincular más personas como voluntarias de los Derechos humanos, hasta que seamos una mayoría absoluta frente a quienes quieren destruir esta preciosa y frágil nave espacial en que estamos recorriendo el universo.

Lo dijo Martin Luther King,  “No me duelen los actos de la gente mala, me duele la indiferencia de la gente buena”.

 

Víctor Hugo Almanza Rincón

OOHR- OIPPDS.

Volunteer Service Center
United Nations Volunteers
Platz der Vereinten Nationen 1
53113 Bonn, Germany
www.unv.org
www.onlinevolunteering.org

13. jul., 2020

Doctor CESAR ESTEBAN PARDO SARMIENTO, Defensor de DDHH y DIH adscrito al sistema Interamericano de defensores de DDHH (OEA), Policía Judicial, Docente universitario, Director General Oficina Interamericana Para la Paz y el Desarrollo Sostenible OIPPDS DDHH

 Mucho se ha dicho al respecto de este tema, e incluso existen pronunciamientos de la Corte Interamericana de DDHH, las Naciones Unidas y otros organismos y entidades encargados de velar por los DDHH en todo el mundo.

 Sin embargo, quiero plantear esta discusión en términos de la necesidad de limitar, restringir e incluso suspender derechos fundamentales en el contexto de una emergencia sanitaria, ya no en virtud de las necesidades de prevención y disminución del contagio, sino como consecuencia de la desobediencia civil. En otras palabras, esta reflexión se ubica, desde la tribuna del derecho, analizando el deber nacido de la pertenencia, como ciudadano o ciudadana a un Estado de derecho.

 Al respecto, llama la atención, la gran cantidad de comparendos, multas, sanciones, operativos y demás que han adelantado las autoridades en todos los países del mundo en virtud de acciones violatorias de las personas en sus calles y ciudades. En el caso de Colombia, al momento de redactar este documento, se registran más de 200.000 multas, 50.000 operativos y se han expedido cientos de resoluciones, decretos, normas, acuerdos, entre otros, que buscan reglamentar al más mínimo detalle, el comportamiento de las personas afectadas por las medidas de emergencia sanitaria.

 Lejos estamos de las acciones feudales en las que podían cerrar las fortalezas obligando a sus habitantes a morir de inanición con tal de no dejar entrar o salir una epidemia. Pero infortunadamente, y a pesar de haber avanzado en educación e ilustración, pareciera que hemos retrocedido en perspectiva social y en el sentido de supervivencia que distinguió nuestra especie durante millones de años.

 Se discute sobre la libertad de expresión, el libre acceso a la información, la protección de datos personales, y demás, pero es evidente que el centro cibernético de la Policía Nacional, identifica al menos 200 noticias falsas sobre el COVID19 en las redes y páginas web.

  Kathryn Sikkin, investigadora y autora del libro: The Hidden Face of Rights: Toward a Politics of Responsibility (La cara oculta de los derechos: hacia una política de responsabilidad), afirma que para proteger nuestro derecho colectivo a la salud en la actual situación de pandemia, necesitamos equilibrar nuestros derechos individuales con las responsabilidades colectivas.

 En Colombia, invocando el artículo 215 de la Constitución Política, el Presidente Iván Duque ha dictado disposiciones para conjurar la crisis e impedir la extensión de sus efectos. Esta decisión, ocasionó un choque de trenes entre el ejecutivo y quienes se erigen como voceros y defensores de los Derechos Humanos “individuales”, por llamarlos de alguna manera, que asumieron la representación se quienes opinan que deben priorizarlos, obviando la tesis superior que busca hacer entender a todos, que mis derechos terminan justo donde comienzan los de los demás. Así como cabe una importante dosis de obligatoriedad en los Estados, no es menos cierto que al ciudadano le acude su parte en cuanto a la responsabilidad.

 Un problema con la palabra responsabilidad, compartiendo las tesis de Sikkin, es que la gente a menudo la usa con el significado legal común centrado en quién es culpable. Nuestra sociedad, esta nueva versión del mundo y las relaciones entre los ciudadanos, debe evolucionar hacia la consolidación de una responsabilidad política que es prospectiva. Este tipo de responsabilidad no pregunta "quién tiene la culpa", sino "¿qué debemos hacer?" La responsabilidad prospectiva se hace necesaria para abordar la pandemia del coronavirus y llevarnos a pensar en lo que debemos hacer en el mundo después de la pandemia.

 Una sociedad lastimada y que percibe las medidas sanitarias como instrumentos de opresión y expresión de totalitarismo es peligrosa, en la medida en que la respuesta lógica a esas medidas será entonces necesariamente, la resistencia materializada en la desobediencia civil.

 ¿Cómo lograr el equilibrio necesario entre legalidad, garantía de los DDHH y protección de la población? Para ello, infortunadamente es necesario contar con un aparato institucional garantista, respetuoso, sólido y eficaz. Que es justamente lo que no tenemos en Colombia. Entonces debemos acudir a lo que se ha denominado la “conciencia social” para que, en ausencia de instituciones creíbles y consolidadas, todos podamos disfrutar de estos derechos. Eso implica que todos los actores socialmente conectados a este problema y capaces de actuar, deberemos ejercer responsabilidades que no están siempre bien definidas. El estado y sus representantes, no pueden liarse en público en discusiones bizantinas, como lo vemos en nuestro país. Las diferencias de criterio entre quienes ejercen, para bien o para mal el liderazgo de la sociedad, deben absolverse en privado y no a golpes de micrófono.

 Las instituciones como la Procuraduría, Contraloría, Defensoría, Fiscalía y Personería, deben asumir un discurso social, protector del ciudadano de a pie, y constituirse en el bastión de la constitucionalidad que protegerá al sujeto de eventuales abusos y arbitrariedades por parte de las autoridades. Y a su vez, esas autoridades civiles, militares y de policía, deben conocer muy bien los límites que la Constitución impone a su accionar y, aunque en ocasiones deba imponer las normas, también estar en capacidad de orientar, acompañar y garantizar los derechos incluso de quienes se constituyan en infractores.

 Los derechos humanos en tiempo de pandemia, no deben ser un factor de confrontación, sino por el contrario, un Insumo el que puedan encontrar herramientas y estrategias los gobiernos nacionales, departamentales y municipales, las instituciones de atención médica, los medios de comunicación, las organizaciones sin fines de lucro, las universidades y hasta cada persona en particular.

 Desde ese ámbito individual, nuestras responsabilidades frente a la crisis del COVID-19 incluyen la responsabilidad de lavarnos las manos, quedarnos en casa, cubrirnos la boca y la nariz al toser o estornudar, pero también estar informados y no entrar en pánico. ¿Quién hubiera pensado que desarrollar nuevas normas sobre el lavado de manos, el uso de un tapabocas y la restricción de viajar, se convertirían en problemas de política internacional? Cada gobierno toma medidas, crea leyes y establece políticas de manera inconsulta con otros países. Pero un enfoque prospectivo de derechos y responsabilidades sugiere que necesitamos más respuestas nacionales e internacionales bien coordinadas.

 No podemos permitir que el miedo, la crisis y la crítica situación económica mundial, sean excusa para sacar lo peor de nosotros. Fernand de Varennes, relator especial de la ONU para las minorías, advierte que el COVID19, está sirviendo de instrumento para el resurgimiento de filosofías ultranacionalistas y xenofóbicas. Existen informes, comenta Varennes, acerca de la violencia física que sufren los ciudadanos chinos y las personas asiáticas; de los discursos de odio que culpan a minorías, como a los romaníes y a los hispanos, de la propagación del virus; y de políticos que piden que no se permita el acceso de los inmigrantes a los servicios médicos. Todo muestra que los estados deben enfatizar de forma urgente que los derechos humanos de todos, particularmente de los más vulnerables y marginados, deben ser protegidos.

 Es decir que ahora no solamente son los gobiernos y las instituciones las que resultan potenciales vulneradoras de derechos, sino que la sociedad misma, en una involución provocada por el miedo, está girando hacia una confrontación interna, que, de no abordarse desde todos los campos, desencadenará en una crisis global peor que el mismo virus.

 Pronto se establecerán sitios y áreas para ser visitadas o recorridas por infectados y no infectados, portadores y no portadores.

 Al mejor estilo de populares series y películas, estornudar en la calle podrá ocasionar, si no la muerte, por lo menos si la exclusión. Si permitimos que esta nueva tendencia permee nuestros sistemas educativos, legislativos, administrativos y sociales, bien pronto estaremos hablando de derechos humanos para infectados y derechos humanos para no infectados. Ese es el verdadero rostro de la pandemia.

 Sin embargo, aunque hay una correlación entre derechos y deberes, la postulación de estos como una obligación jurídica no debe ser vista en modo alguno como una condición para el disfrute de los Derechos. Es decir, ni el estado recibe poderes plenipotenciarios por la pandemia, ni el ciudadano puede invocar la crisis como excusa para vulnerar los límites y principios que rigen el contrato social.

 En conclusión, y como acertadamente lo expone la ONU, existe un fundamento jurídico para las obligaciones que todos tenemos en una situación crítica como la actual. Entre ellas, respetar las normas de emergencia, evitar el contagio, no acaparar bienes esenciales para todos, invertir apropiadamente los recursos que el Estado dispone para enfrentar la pandemia, acatar las normas de distanciamiento social o prevención sanitaria, y fundamentalmente conocer, respetar y promover los derechos fundamentales, no como excusa ni como discurso político, sino como la única posibilidad de sobrevivir con éxito, no sólo está, sino todas las crisis que se derivarán de la pandemia de COVID19.

 El mundo ya no es el mismo. La sociedad ha mutado como el virus. Esperemos entonces que esta mutación no resulte en una enfermedad peor: la discriminación, el odio, el totalitarismo y la exclusión frente quienes piensan, creen, hablan o se ven diferentes a nosotros.