Publicaciones de nuestros Directivos Internacionales

24. nov., 2017

Cesar Esteban Pardo Sarmiento. Es Directivo de Lex Colombia, al tiempo que se desempeña como Jefe de formación y educación continuada de la OIPPDS para América Latina.

Es profesional en Derecho, y experto en técnicas de Policía Judicial de la Policía Nacional de Colombia, con estudios principales en Investigación criminal, Metodología de la Investigación, Balística, y Derechos Humanos, actualmente se encuentra vinculado al INPEC donde se ha dedicado a la promoción y empoderamiento de los Derechos humanos de las Personas Privadas de la libertad.

_________________________________________________________________________

Como integrante y Directivo del Observatorio de Derechos Humanos la OIPPDS (Oficina Interamericana para la Paz y el Desarrollo Sostenible), denuncio con preocupación, las muertes sistemáticas y premeditadas de los servidores estatales JOSE LUIS LOPEZ (Q.E.P.D.) y EDGAR SERRANO CLARO (Q.E.P.D.), defensores de Derechos Humanos y líderes sindicales de la Unión de Trabajadores Penitenciarios (UTP), quienes fueron vilmente asesinados.

 Esta acción violenta evidencia una fragrante desatención a la seguridad ciudadana por parte del Estado, llamado a ser el garante de todos los derechos de sus ciudadanos y en este caso de sus trabajadores penitenciarios.

En el sector Penitenciario de Colombia, la defensa de los Derechos Humanos ha sido asumida  por diferentes organizaciones sindicales, entre las cuales se encuentra la Unión de Trabajadores Penitenciarios (UTP), entidad que a diario trabaja por los derechos de los servidores estatales penitenciarios y de las personas usuarias del sistema, (privados de la libertad, sus familiares, abogados, entre otros), y a causa de estas acciones altruistas, lamentablemente sus líderes y defensores de Derechos Humanos hemos recibido amenazas de muerte, atentados y homicidios, sin que hasta la fecha se demuestre por parte del órgano Investigador y policivo del Estado resultados contundentes ante este flagelo, que ni siquiera aparece en los medios de comunicación, ni merece un pronunciamiento de parte de las autoridades de gobierno.

A las familias y conocidos de los hoy acallados defensores de Derechos Humanos, extendemos nuestros más sentidos mensajes de condolencias, por cuanto la perdida es invaluable y más cuando se trata de una persona altruista y dedicada a la defensa de los Derechos Humanos de sus conciudadanos.

 Al Estado Colombiano, le exigimos que se pronuncie sobre estos hechos criminales y que evidencie verdaderas garantías a los defensores de los Derechos Humanos y líderes sindicales del sector penitenciario, con el fin de que se proteja la vida e integridad física de quienes defienden los Derechos en un sector específico y olvidado en un Estado Social de Derecho.

 Y de igual manera solicitamos al Gobierno Nacional que por intermedio de la Fiscalía General de la Nación, entregue prontos resultados en las investigaciones adelantadas en los homicidios de los servidores penitenciarios JOSE LUIS LOPEZ (Q.E.P.D.) y EDGAR SERRANO CLARO (Q.E.P.D.).

Sea esta también la oportunidad para a gradecer de antemano a la comunidad Internacional por los pronunciamientos que realicen frente a este caso en particular y por su permanente vigilancia frente a las recomendaciones emitidas por el Alto Comisionado de las Naciones Unidades ZEID RA'AD AL HUSSEIN, frente a los derechos de los defensores de Derechos Humanos en Colombia.

 

9. mar., 2017

Victor Hugo Almanza RinconDefensor de Derechos Humanos certificado por ONG Internacionales especializadas. con estudios principales en Derecho Penal Internacional, Pueblos indígenas, Derecho Internacional Humanitario y Enfermeria de Combate. Es ademas Vocero de la Oficina Interamericana para la Paz, Coordinador del grupo Prisiones de la Agencia de Mediacion Especializada, Miembro del Observatorio de Derechos Humanos del Senado de la Republica, especializado en Catedra de Paz y Posconflicto. Ha recibido 14 condecoraciones nacionales y extranjeras por su trabajo en favor de las poblaciones vulnerables y las victimas del conflicto y hace parte del proyecto PACEM iniciativa internacional para la cultura de paz.

_________________________________________

¿Qué pasa con el posconflicto?

 Con preocupación siento como se diluyen las promesas en un bálsamo de excusas como ha sucedido siempre en Colombia. Leyendo el artículo sobre los “diez intentos fallidos de paz en Colombia” me aterra la cantidad de coincidencias con el actual proceso con las FARC. Pero más me aterra escuchar a muchos analistas políticos decir que esperan que fracase solamente para decir “se los dije”.  Ayer casualmente, conversaba con una persona de alto rango en la organización guerrillera y me comentaba cómo incluso muchos de ellos desean que fracase el proceso porque les está dando miedo la paz. Y no precisamente porque sean cobardes o por las múltiples incompetencias e incumplimientos gubernamentales. Tiene miedo a la memoria nacional.

 Aquí estamos acostumbrados a que las tragedias humanas sean ocultadas tras partidos de futbol, reinados o la noticia de un niño naciendo en un helicóptero. Les da pánico ver lo que está pasando en la Guajira donde la muerte se volvió un titular diario y en seguida pasan al as noticias del espectáculo. Y es un temor que para nada es infundado… basta ver solamente los videos que nuestra página registra aquí, en el menú de videos de paz ... Esas lágrimas de los niños de Siria, ese testimonio de ese sacerdote Colombiano o esa historia de las mujeres de Sudáfrica …a veces parecen películas de acción y no realidades evidentes de nuestro entorno.

Cuando pregunto ¿Qué esta pasando con el posconflicto? Es porque al avecinarse la campaña electoral, muy seguramente se enfrentaran como Tirios y Troyanos en la plaza pública unos diciendo que están mintiendo los del gobierno y que robaron al a guerrilla e incluso intentaran asignarle los incumplimientos en las obras de las Zonas veredales de verificación a Odebrecht. Y en la otra orilla tildaran de fascistas a los opositores, de mentirosos y de montoneros. Pero mientras tanto el pobre sigue aguantando hambre, el campesino pisando minas, el narcotraficante adueñándose de la tierras cultivables y el terrorista amasando fortuna a costa de las “marcas registradas” de los grupo al margen de la ley.

 EL 22 de febrero llego a nuestro correo electrónico una amenaza para que dejáramos de formar gratuitamente en DIH y DDHH por Internet… Descaro absoluto, sinvergüencería sin nombre que pretende impedir el aplastante avance de la conciencia a punta de balas y amenazas. La posición general de todo el equipo de trabajo dentro y fuera del país es una sola. NO RETROCEDEREMOS. No permitiremos que la gente siga bajo el yugo de la ignorancia en un país que se ufana de ser uno del os más educados en América latina. Unos nos dicen “paracos” otros nos dicen “guerrillos” nosotros simplemente somos una minoría dispuesta a dar todo por todos, cuando la mayoría está dispuesta a quedarse con todo sin compartir nada con nadie. (Al que le calce el guante …) 

4. ene., 2017

Meh La-arni Hilisane Activista Filipina de Derechos Humanos, defensora de las mujeres que son esclavizadas bajo figuras de contrato de trabajo en Singapur. Es Abogada y profesora de la National University of Singapore. Visitó Colombia en el mes de Diciembre de 2016 para la Cumbre de Derechos Humanos como invitada de la OIPPDS y el PMI.

_______________________________________

 

Antes que nada debo felicitar a Colombia por arriesgarse en este importante esfuerzo por terminar con la guerra con uno de los grupos insurgentes más antiguos y violentos del mundo entero. Eso ya de por si es un logro. Aunque cuestiono desde mi óptica de extranjera muchas de las medidas adoptadas por el Estado Colombiano, no soy quien para criticar un pueblo que ha visto 8 millones de víctimas.

Sin embargo, cuando me solicitaron que escribiera para este sitio de la IOPD (Siglas el Ingles de la Oficina Interamericana para la Paz y el Desarrollo Sostenible), me di a la tarea de analizar la manera como el sistema utilizó un movimiento social para impulsar sus políticas y luego simplemente les accionó el aparato policial para desplazarlos cuando ya no eran útiles para los propósitos propagandísticos.

 Me refiero al llamado “Campamento por la Paz” que se instaló en la Plaza principal de la capital Colombiana.  Todo comenzó después de la marcha que se dio tras la derrota del Sí en un plebiscito que dividió a los colombianos. A puertas de la Catedral Primada (templo católico más importante de la ciudad, para los lectores no familiarizados con el termino) llegaron siete personas con carpas para acampar en la plaza como una forma simbólica de decirle a su país que no se moverían de ahí hasta que se implementara el acuerdo de paz entre las Farc (el grupo armado) y el Gobierno.

Poco después ya llegaban a  150 los habitantes en ese campamento citadino que exigía paz. Su causa, además de acoger cada día a más personas, motivó a diferentes grupos sociales y políticos a apoyar su iniciativa donándoles alimentos.

Jóvenes, abuelos, indígenas, afros y víctimas del conflicto armado son las personas que desde hace 30 días conviven en la Plaza en medio de incomodidades y del frío de la capital. La razón de su permanencia en ese epicentro histórico de protestas es una: evitar que el acuerdo de la Habana se caiga por el golpe que sufrió la paz en las urnas.

 Manuel Echavarría, quien fue una de las primeras personas en asentarse en el campamento de la paz comenta que: “La intención era no nos pararnos hasta que se firmara un acuerdo”.  Este acto, en si mismo,  no pretendía ser otra cosa que un símbolo (de resistencia, de solidaridad, de valor civil), Convirtiendo a la Plaza de Bolívar que está frente al edificio en el que se hacen las leyes, el edificio en el que tienen sede las altas cortes y a pocos metros de la casa de gobierno, en un espacio único y legitimo para la paz.

 Por allí desfilaron el presidente, los ministros, los senadores, los políticos oportunistas y miles de cámaras de televisión. Pero en la madrugada de un frio sábado, poco más de un mes después de utilizarlos, abrazarlos y regalarles autógrafos, cerca de 200 integrantes de la Policía y el ESMAD (Escuadrón antimotines de la Policía) llegaron a la zona y quitaron las carpas que todavía se encontraban en la zona. ¿Qué pasó?

 Pocas horas después de anunciar que se quedarían en el lugar hasta que se implementara el nuevo acuerdo para la paz firmado el pasado 12 de noviembre entre el Gobierno y las Farc estas personas fueron desalojadas de la zona por orden de la Alcaldía de Bogotá. Los uniformados quitaron las carpas que estuvieron en el lugar por 42 días y retiraron a los manifestantes. La mayoría de ellos aseguraron que en la acción fueron golpeados por lo que publicaron en sus redes sociales videos que muestran las agresiones que sufrieron. "Desmontaron el campamento y quitaron todas las cosas que estaban ahí", aseguró Carolina Osorio, una de las voceras.

 Ya no eran útiles para el sistema. Sea con la excusa que sea, y aunque mediaba una orden administrativa, ciertamente desde el primer día que se instalaron las autoridades sabían que era una infracción al espacio público, pero debían esperar a que los funcionarios se tomaran las fotos de rigor, las publicaran en sus redes sociales y luego,  esos mismos políticos que andan con palomas de la paz en la solapa, presenciaron escondidos desde las cortinas de sus cómodas oficinas, cómo de un plumazo silenciaban a la población civil traicionando a sus defensores.

La decepción total es  porque una de las manifestaciones en pro de la paz más grandes que se ha hecho en ese país terminara así, ha generado una oleada de cuestionamientos sobre la posibilidad de vivir en una sociedad en la que se respeten este tipo de acciones. "Me golpearon en la cabeza, me rompieron el labio. Me golpearon tres veces en el caso, sino hubiera tenido casco me hubieran reventado la cabeza. Eso es brutalidad estatal contra alguien que pide la paz respaldando al gobierno, no se entienden ni ellos mismos" dijo una triste ex-activista de la Paz... Butalidad, estado, farandula, medios y politica....contubernio satanico en contra del pueblo...Aqui, en Singapur o donde sea.

 

 

 

29. sep., 2016

La Oficina Interamericana para la Paz y el Desarrollo, la Catedra para la Paz y todo el equipo dedicado a la formacion de una nueva sociedad diseñada para el posconflicto, se hizo presente en el magno evento de la firma del acuerdo final de paz entre el Gobierno Colombiano y las autodenominadas FARC el pasado 26 de Septiembre de 2016 en la ciudad de Cartagena,Colombia. Fuimos eficientemente representados por el Coordinador de la Catedra de la Paz para personas privadas de la libertad, Dragoneante John Sanchez Serrano quien compartiò con víctimas y representantes de entidades nacionales y extranjeras el proyecto de formacion en cultura de paz. También tuvo el rivilegio de compartir con personajes de la vida política nacional, el Secretario General de Naciones Unidas Ban Ki Moon y delegaciones diplomáticas. Felicitamos al Dg Sanchez por su labor de construcción de sociedad y agradecemos a la Presidencia de la República de Colombia por esta importante invitacion. Seguimos convencidos, en todos los niveles de trabajo, que:

Creemos que la paz es mejor que la guerra.

  Informe por: Victor Hugo Almanza Rincon (OIPPDS Colombia)

 

16. ago., 2016

Estanislao Zuleta.  Filósofo, pedagogo y catedratico Colombiano de gran renombre y prestigio,  asesor de la ONU, el Ministerio de Agricultura de Colombia, el INCORA, la Presidencia de la Republica, colaborador de la revista Crisis de Medellín. Recibió el Doctorado Honoris causa de parte de la Universidad del Valle en 1980. La Oficina Interamericana para la Paz y el Desarrollo Sostenible, reconoce su aporte al pensamiento critico en cuanto a la Paz y los Derechos Humanos integrando muchos de sus postulados a parte de las catedras y opciones de formacion al considerarle una de las mentes mas brillantes de Colombia en el siglo pasado.

_______________________________

"Para combatir la guerra con una posibilidad, remota pero real de exito, es necesario comenzar por reconocer que el conflicto y la hostilidad son fenomenos tan constitutivos del vinculo social como la interdependencia misma, y que la nocion de una sociedad armonica es una contradiccion en los terminos.

la erradicacion de los conflictos y su disolucion en una calida convivencia, no es una meta alcanzable, ni deseable; ni en la vida personal -amor o amistad-, ni en la vida colectiva.  Es preciso, por el contrario, construir un espacio social y legal en el cual los conflictos puedan manifestarse y desarrollarse, sin que la oposicion al otro conduzca a la supresion del otro, matandolo, reduciendolo a la impotencia o silenciandolo.

La importancia de la aplicacion del Derecho Internacional Huanitario esta asociada a dos cosas fundamentales: primero, a la necesidad de humanizar las acciones, en el orden a proteger a los no combatientes, lo cua tiene un valor moral, y aun estrategico intrinseco, por cuanto de ello depende el apoyo poblacional, y constituye, ademas, una condición importante en el proceso de generacion de confianza reciproca entre los enemigos, para posibilitar una paz negociada.    Segundo, a la necesidad de construir un espacio juridico-institucional, que en cuanto fundado en el reconocimiento reciproco de los enemigos resulte adecuado para la tramitacion del proceso de paz".

Le invitamos a leer la obra:

Colombia: Violencia, democracia y Derechos Humanos